Gracias por suscribirte.
¡Oh!¡Qué buenas noticias!
¡Gracias por suscribirte a nuestro newsletter!
Esperamos que disfrutes nuestros artículos tanto como nosotros lo hacemos escuchando a tu piel.
Fallo
Suscríbete
a nuestro newsletter
INTERESES
  • Tu piel
  • Belleza
  • Tendencias
  • Estilo de vida
  • Nosotros
*Rellena los campos obligatorios
*Email incorrecto
Gracias por tu consulta.
Estamos ansiosos de escuchar todo aquello que tu piel y tú necesitáis contarnos.
En breve responderemos a todas tus inquietudes.
¡Muchas gracias por hacer tu consulta!
Fallo
Te escuchamos
más que nunca,
¡Pregúntanos!
*Rellena los campos obligatorios
*Email incorrecto

Cuidar la piel en el 2014

2 Enero 2014
INICIO | ESTILO DE VIDA

Ya estamos en un año nuevo, el 2014 ya está aquí y como todo año que empieza está lleno de buenos propósitos, planes saludables, conocimientos nuevos, etc. Y como todo año que empieza, tiene cosas pendientes del anterior, algo no hemos podido realizar por diferentes  razones. Si una de esas tareas pendientes es cuidar y mejorar el aspecto de tu piel, en este artículo encontraras unas pautas fáciles de seguir, para lucir una piel radiante en todas las épocas del año.

El cuidado de nuestra piel es una acción muy importante que debemos realizar si queremos combatir los signos de envejecimiento. Un protocolo básico a realizar todos los días del año y tanto por la mañana como por la noche es:

- Limpieza facial. Con una crema espumosa sin jabón, realiza un suave masaje con la piel previamente humedecida. A continuación, aplica el tónico con la ayuda de un algodón y así, eliminar las posibles impurezas restantes. No retires el producto para conseguir un efecto reparador en la piel.

- Contorno de ojos. Apoya tu barbilla en la palma de tus manos y con la yema de tus dedos anulares, extiende el producto a través de pequeños toquecitos sobre la parte inferior de tus ojos y no en el párpado superior. Si tienes bolsas, aplica el producto de fuera hacia dentro, para que el sistema linfático pueda drenar la retención de la zona. Si tu problema es de ojeras, aplícalo al contrario, de dentro hacia afuera.

- Serum. Este alto concentrado de activos puede realizar acciones específicas como reafirmante, hidratante, antiarrugas, etc. Se absorbe rápidamente y sin engrasar la piel debido a su textura fluida. Aplícalo desde el interior de tu rostro hacia el exterior, realizando un ligero masaje.

- Crema facial. Es el producto fundamental de este protocolo sin importar el momento del día, edad o tipo de piel, ya que existen muchos tipos y texturas que se adaptan a todas las personas. Aplica una pequeña cantidad en los pómulos, frente, nariz y barbilla y extiéndela con movimientos circulares y en sentido ascendente. Deberás realizar esta aplicación siempre desde el centro hacia fuera para combatir los efectos de la gravedad, manteniendo la piel tersa.

No te olvides de realizar la aplicación también en el cuello, escote y manos ya que también son zonas de piel fina y delicada y que normalmente están fuera de nuestros tratamientos estéticos. Te recomendamos, con el cuello estirado, aplicar el producto con movimientos descendentes, desde el mentón hasta la clavícula. En la zona del escote realizaremos la acción contraria, de manera ascendente aplicar el producto desde el pecho hacia los hombros.

- Protector solar. Aplicar en todas las partes de nuestro cuerpo que queden expuestas al sol, aunque especialmente en el rostro cuello y manos.

 

Según la época del año donde nos encontremos, existen unos productos más recomendados que otros.

En invierno, con los cambios de temperatura, el frío y la calefacción, nuestra piel demandará sobre todo tratamientos de nutrición, reparación e hidratación. Para ello, deberemos buscar productos para nuestro ritual de belleza que sean ricos en activos como: ácido hialurónico que aporta hidratación; ácido glicólico y retinol que son reparadores externos y realizan una exfoliación en nuestra piel eliminando los problemas causados por el sol como manchas o pieles muertas y apagadas; manteca de katiré que aporta nutrición; ceramidas que reequilibran y protegen la piel; aceite de argán que aporta nutrición y, al ser un aceite, crea una capa sobre nuestra piel evitando que esta se deshidrate; y enzimas reparadoras que mejoran nuestra piel de manera interna tras las épocas de exposición solar.

En verano, la exposición solar de nuestra piel es mayor, realizamos más actividades deportivas, sudamos más, etc. lo que favorece la creación de más radicales libres en nuestro organismo. Por tanto, es altamente recomendable aplicar productos enriquecidos con antioxidantes como la vitamina C, el resveratrol y el ácido ferúlico. Estos activos son imprescindibles en verano y nos protegen de las agresiones externas. Por otro lado, deberemos utilizar productos que contengan Aloe Vera 100% puro porque hidratará, refrescará y calmará nuestra piel. Prestad mucha atención a que el contenido de aloe vera no sea en forma de extracto, ya estos están manipulados.

Por último, recordad la importancia de aplicar protector solar durante todo el año. Deberá contener filtros solares químicos, físicos y biológicos y su función no debe limitarse a proteger nuestra piel sino también a repararla, porque proteger es necesario pero reparar es vital.

 

 

Ir arriba