Gracias por suscribirte.
¡Oh!¡Qué buenas noticias!
¡Gracias por suscribirte a nuestro newsletter!
Esperamos que disfrutes nuestros artículos tanto como nosotros lo hacemos escuchando a tu piel.
Fallo
Suscríbete
a nuestro newsletter
INTERESES
  • Tu piel
  • Belleza
  • Tendencias
  • Estilo de vida
  • Nosotros
*Rellena los campos obligatorios
*Email incorrecto
Gracias por tu consulta.
Estamos ansiosos de escuchar todo aquello que tu piel y tú necesitáis contarnos.
En breve responderemos a todas tus inquietudes.
¡Muchas gracias por hacer tu consulta!
Fallo
Te escuchamos
más que nunca,
¡Pregúntanos!
*Rellena los campos obligatorios
*Email incorrecto

El cuidado de la zona íntima

10 Enero 2014
INICIO | TU PIEL

Estamos acostumbrados a cuidar y mimar nuestra piel diariamente y conseguimos con ello que nuestro rostro, manos, piernas, etc. luzcan un aspecto joven y saludable pero… ¿prestamos la misma atención a nuestra zona íntima? Normalmente suele ser una zona olvidada y otras veces, no recibe el cuidado necesario debido a que no conocemos las pautas ni los productos adecuados para ello. Por eso, hoy queremos hablarte y aconsejarte para que tu zona íntima reciba todos los cuidados que se merece.

Todos sabemos que la piel necesita una protección especial debido a la gran sensibilidad que posee frente a la agresión de factores tanto internos como externos. Además cada zona de nuestro cuerpo requiere unos cuidados específicos debido a que poseen características diferentes. Nuestra zona íntima posee un pH, características y posibles problemas totalmente diferentes al resto de la piel de nuestro cuerpo. Por tanto deberemos aplicar productos que respeten sus peculiaridades.

A continuación, explicaremos los problemas que pueden aparecer en esta zona para que puedas tratarlos a tiempo y así mantener la salud de tu zona íntima. 

- Infecciones: por las características que posee la zona genital las infecciones son bastante comunes y pueden tener diversos síntomas como: irritación, dolor y ardor durante las relaciones sexuales o micción, inflamación de la vulva y exceso de flujo de olor intenso, entre otros.

- Sequedad: la sequedad vaginal es común en la vida de algunas mujeres ya que sus causas son diversas. Puede ser un síntoma de la menopausia o puede estar causada por otros factores como un lavado excesivo de la zona, la toma de algunos medicamentos, infecciones y estados de nerviosismo, entre otras.

- Higiene inadecuada: la vida de la mujer está gran parte marcada por la menstruación y en el último periodo puede aparecer también la incontinencia urinaria La higiene diaria resulta fundamental para mantener la salud de nuestra zona íntima. Además, a esto se puede sumar la irritación causada por la orina o humedad y la existencia de una población microbiana autóctona. Si no efectuamos una higiene diaria adecuada pueden aparecer molestias e infecciones.

- Menopausia: es cuando desaparece la menstruación. Puede tener síntomas como la atrofia del epitelio, reducción de secreción del flujo vaginal (sequedad, dolor y picor), deshidratación, variaciones en el pH, flacidez de tejidos musculares tanto uterinos como vesicales y, por tanto, incontinencia urinaria.

- Posparto: con los cambios hormonales puede producirse una pigmentación más oscura en las zonas hormono-sensibles como la línea media, areolas y labios mayores y menores. Además la piel pierde elasticidad, firmeza y turgencia debido a la distensión que sufren los tejidos durante el embarazo y la ruptura de fibras ocasionadas por el parto.

- Depilación: los métodos de depilación, tanto los tradicionales como los más novedosos de tecnología láser, pueden provocar pigmentaciones postinflamatorias que causan en la piel una coloración más oscura como consecuencia de la inflamación producida por la depilación. Por tanto os recomendamos productos con activos clarificantes que devolverán a la piel su color natural.

Si quieres recuperar el aspecto más joven y saludable de tu zona íntima te recomendamos que adquieras un gel de rejuvenecimiento genital. Este gel revolucionario y novedoso actúa de varias formas: hidratando y rellenando para aportar más sensibilidad a la zona íntima; reafirmando e incrementando la elasticidad; revitalizando y, por último, clarificando para unificar el tono.

 

 

Ir arriba