Gracias por suscribirte.
¡Oh!¡Qué buenas noticias!
¡Gracias por suscribirte a nuestro newsletter!
Esperamos que disfrutes nuestros artículos tanto como nosotros lo hacemos escuchando a tu piel.
Fallo
Suscríbete
a nuestro newsletter
INTERESES
  • Tu piel
  • Belleza
  • Tendencias
  • Estilo de vida
  • Nosotros
*Rellena los campos obligatorios
*Email incorrecto
Gracias por tu consulta.
Estamos ansiosos de escuchar todo aquello que tu piel y tú necesitáis contarnos.
En breve responderemos a todas tus inquietudes.
¡Muchas gracias por hacer tu consulta!
Fallo
Te escuchamos
más que nunca,
¡Pregúntanos!
*Rellena los campos obligatorios
*Email incorrecto

La naranja y la piel

8 Enero 2014
INICIO | ESTILO DE VIDA

Estamos en enero, mes en que la naranja está más buena, ya que su recolección se ha realizado durante los últimos meses del año, sobre todo en nuestra tierra, Valencia. Además de su delicioso sabor, la naranja posee multitud de beneficios para nuestro organismo.

La vitamina C o ácido ascórbico es el compuesto principal de la naranja y por el que mucha gente consume esta fruta debido a la larga lista de beneficios que aporta al organismo.

Otros compuestos menos conocidos que contiene la naranja, pero no por eso menos importantes para nuestra salud, son:

- Beta caroteno, un compuesto característico de algunas frutas y verduras que les da su color anaranjado. Cuando esta sustancia es absorbida por el organismo se transforma en vitamina A, la cual ayuda a nuestro organismo a prevenir el envejecimiento, enfermedades oculares como las cataratas y también actúa como protector cardiovascular.

- El Ácido fólico actúa como antioxidante y su presencia es necesaria en la sangre para que las células defensoras (glóbulos blancos o leucocitos) desarrollen su función.

- Las vitaminas B1 y B2 son necesarias para la integridad de la piel.

- El potasio, calcio y fósforo colaboran en la regulación de todas las funciones celulares y, sobre todo, en la excitabilidad del corazón, de los músculos y del sistema nervioso.

La naranja aporta múltiples beneficios a nuestra piel:

- Firmeza y luminosidad, gracias a que estimula la formación de colágeno (vitamina C).

- Un aspecto más joven y sin arrugas. Debido a sus propiedades antioxidantes que potencian la defensa de la piel, favorecen su regeneración, retrasan los signos del envejecimiento y combaten los daños provocados por la radiación solar y la contaminación ambiental.

- Tono de piel unificado. Evita la aparición de manchas y pecas porque la vitamina C tiene un efecto aclarante.

- Disminuye el riesgo de sufrir cáncer de piel. La vitamina C evita que los radicales libres dañen nuestras células.

- Atenúa el enrojecimiento de la piel. Trata las rojeces de la piel, ya sea porque esté irritada o porque sea su tono original. Por eso, está recomendada en el tratamiento de la rosácea y el acné.

La vitamina C, por su condición de compuesto hidrosoluble, no se puede acumular en nuestro organismo y, por eso, necesitamos un aporte diario. Por ejemplo, sería ineficiente tomar tres litros de zumo de naranja por la mañana, ya que tu cuerpo sólo absorbería la cantidad de vitamina C necesaria. En cambio, si le proporcionáramos estos tres litros de zumo repartidos en pequeñas cantidades a lo largo del día, conseguirías que tu cuerpo asimilase una cantidad mayor de vitamina C.

Además, nuestro organismo dirige lo que ingerimos a los órganos prioritarios de nuestro cuerpo como el cerebro, el corazón, el hígado, y la piel, curiosamente, es uno de los últimos de la lista. Pero la piel es uno de los órganos que podemos cuidar tanto interna como externamente. Por tanto, cuida tu piel por dentro, incluyendo en tu dieta diaria el consumo de naranja y cuida tu piel por fuera, aplicando una crema rica en vitamina C, por la mañana y por la noche.  

Existen en el mercado una multitud de productos con vitamina C (ácido ascórbico), pero hay que tener cuidado con la forma en que estos presentan la vitamina, porque el ácido ascórbico es inestable y se oxida rápidamente. Te recomendamos que escojas aquellos envases air-less que eviten que se oxide, es decir, que protejan al compuesto de la luz y el aire.  

Otra opción es elegir aquellos productos que presenten la vitamina C en su forma más estable y, por lo tanto, menos proclive a oxidarse, el ascorbil glucósido. Con este derivado se consigue los mismos beneficios que el ácido ascórbico, pero evitando su degradación en el producto.

Origen

La naranja es originaria del sureste de China y norte de Birmania. La naranja amarga fue introducida en España en el siglo XIV, gracias a que los árabes la introdujeron en Al-Andalus junto a los limoneros amargos. Ambos árboles frutales fueron utilizados para decorar sus jardines debido a su agradable aroma y gran belleza.

Los españoles y portugueses trasladamos la naranja dulce a América. Parece ser que Cristóbal Colón, en su segundo viaje, llevó semillas de naranjo y estas fueron sembradas en las zonas de La Española (actual Santo Domingo) y La Isabela (República Dominicana).

En la actualidad la naranja se cultiva por todo el mundo en aquellos lugares donde el clima favorece su crecimiento. Los principales productores son Brasil, España, Italia, Estados Unidos y Japón. En sesderma disponemos de serum con vitamina C para darle el aporte de vitamina C que le falta a tu piel.

 

Ir arriba