Gracias por suscribirte.
¡Oh!¡Qué buenas noticias!
¡Gracias por suscribirte a nuestro newsletter!
Esperamos que disfrutes nuestros artículos tanto como nosotros lo hacemos escuchando a tu piel.
Fallo
Suscríbete
a nuestro newsletter
INTERESES
  • Tu piel
  • Belleza
  • Tendencias
  • Estilo de vida
  • Nosotros
*Rellena los campos obligatorios
*Email incorrecto
Gracias por tu consulta.
Estamos ansiosos de escuchar todo aquello que tu piel y tú necesitáis contarnos.
En breve responderemos a todas tus inquietudes.
¡Muchas gracias por hacer tu consulta!
Fallo
Te escuchamos
más que nunca,
¡Pregúntanos!
*Rellena los campos obligatorios
*Email incorrecto

Mamá, ¡necesito mi primera crema hidratante!

2 Abril 2014
INICIO | TU PIEL

Llegados a este punto, todos sabemos ya lo importante que es mantener nuestro cuerpo hidratado. Se nos aconseja continuamente que bebamos dos litros de agua al día y que comamos, al menos, cinco piezas de fruta diarias. Pero esta no es la única forma de aportar agua a nuestro organismo. Debemos hidratarnos por dentro, aunque también por fuera. Aquí es donde las cremas corporales y faciales juegan un papel fundamental.

Nuestra piel contiene, al igual que algunas cremas, ácido hialurónico, que posee la capacidad de retener el agua. Es uno de los principales componentes de nuestra piel; por tanto, cuanto más ácido hialurónico aportemos a nuestro cuerpo, mucho mejor.

Así como no existe una edad para beber agua, no tiene por qué existir una edad idónea para comenzar a utilizar una crema. Hidratarse es bueno para los mayores y, por supuesto, para los más pequeños.

No importa la edad, pero tampoco el fototipo de nuestra piel, es decir, su tonalidad. Todo el mundo puede y debería hacer uso de cremas hidratantes. Lo único que debemos saber es… ¿Cómo es nuestra piel? ¿Grasa, mixta o seca? Eso es lo realmente relevante, porque existe un tipo de crema para cada tipo de piel. Y es más: la piel grasa también necesita hidratarse, tanto como la piel mixta o seca; eso sí, siempre con el tipo de crema adecuada.

Si nuestra piel es grasa, nos decantaremos más por un gel hidratante. Todo lo contrario que para quienes tienen la piel seca, que utilizarán una crema de densidad mayor. Para los que ni una cosa ni la otra, es decir, para las pieles mixtas, lo ideal es una crema-gel.

Seamos jóvenes o no, podemos seguir tres sencillos pasos. Primero, realizaremos una limpieza profunda de nuestro rostro y cuello con un limpiador específico. Aunque pensemos que el proceso continúa y termina con la crema hidratante, no debería ser así. Un sérum entre estos dos pasos es lo ideal ya que es el que prepara la piel de dentro hacia fuera.

Con la llegada del verano, al igual que tomamos más agua, también hemos de ponernos más crema, evitaremos así la sequedad en la piel. 

Ir arriba